enfriar vino

Para enfriar el vino rápido y que no pierda su sabor, podemos seguir unas recomendaciones para bajar su temperatura y consumirlo a la temperatura ideal.

Con la llegada del buen tiempo a todos nos apetece tomar un vino blanco fresco, o durante el resto del año, en cualquier momento se nos presenta la ocasión de abrir un vino que tenemos guardado pero que no está a la temperatura ideal de consumo.

El vino se debe enfriar de manera que no pierda sus cualidades ni se altere su sabor.

Lo ideal sería que mantuviéramos nuestro vino guardado a temperatura constante, evitando siempre los cabios bruscos de temperatura que eliminan algunas propiedades de nuestro vino. Pero aun manteniendo nuestro vino en bodega, no todos los vinos se deben tomar a la misma temperatura, por lo que debemos conocer algunas de las recomendaciones para enfriar el vino:

Enfriar el vino en cubitera con hielo. Es la mejor manera de que el vino baje su temperatura de forma rápida y no se estropee. Necesitamos meter el vino en una cubitera o cualquier otro recipiente que llenaremos con agua fría y cubitos de hielo, y si añadimos sal al agua se acelerará el proceso de enfriamiento.

Enfriar el vino con toalla húmeda. Cuando no tenemos una cubitera con hielo, pero tenemos la necesidad de enfriar nuestro vino, podemos poner una toalla, o un paño húmedo envolviendo nuestra botella de vino para que se vaya enfriando. No es tan efectivo como con hielo pero servirá.

Enfriar el vino con uvas congeladas. Añadiendo unas uvas congeladas a nuestra copa de vino sería la manera de enfriar el vino que llamaría más la atención de nuestros invitados, aunque necesitamos tener congeladas nuestras uvas con antelación. Las uvas no alterarían el sabor ni las propiedades del vino, dando un toque original a nuestra reunión con amigos.

Nunca se debe enfriar el vino con cubitos de hielo en la copa, ya que aunque sea el método más rápido de enfriamiento, al derretirse el hielo estaría cambiando completamente el sabor del vino. Existen en el mercado otro tipo de cubitos de acero o recubiertos de silicona que se podrían utilizar sin alterar las cualidades del vino.

Aunque sean métodos efectivos para bajar la temperatura del vino, lo mejor es mantener siempre que sea posible el vino a una temperatura adecuada para no alterar sus cualidades.

Fuente: Corporación Vinoloa 16 de Mayo de 2018

Esta web usa cookies propias y de terceros para mejorar y optimizar la experiencia del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, leyendo nuestra política de cookies.

Pulsando el botón "aceptar" muestro mi conformidad con la política de cookies.

Aceptar